ARTE Y CUERPO. MI CUERPO, BLANCO LIENZO…

c2“Wo Es war soll Ich Werden”

(Dónde eso era, el sujeto ha de advenir)

Sigmund Freud

Los primeros trazos de la obra se lanzan sobre el lienzo ya listo: se le ha removido el polvo, puesto las primeras capas de barniz, se le ha dejado secar.  El olor, la forma de las pinceladas del barniz, la textura del paño, la forma del pincel, los materiales, todo en su conjunto previamente preparado, para recibir los primeros toques de pintura.  En el umbral de todo aquello que no  se percibe a simple vista es donde el sujeto se encuentra, donde yace el lenguaje.

Autora

En el sujeto no hay nada inmutable, desde este punto de vista todo en él cambia, pero no de cualquier manera porque esta dinámica subjetiva está determinada por la estructura. Lo que no es del campo del sujeto, es un agujero en la estructura, “lo que no es”, en tanto falta, constituye el campo del objeto.

El sujeto tiene la posibilidad de crear su objeto a través del arte. No se puede representar a sí mismo, ni a la realidad suya u otra. El objeto, como objeto de pulsión, está perdido y su representación, en tanto falta, es la causa del deseo. El sujeto crea su objeto ya que no está creado de antemano, es más, es justo aquí dónde, a través de su creación, puede reencontrarse con aquél objeto perdido.

Tenemos dos cuerpos, el cuerpo del soma y el cuerpo simbólico. Sin el cuerpo del lenguaje el cuerpo biológico no tiene posibilidad de vivir. En este orden de ideas el cuerpo simbólico parasita al cuerpo biológico posibilitándole la vida. En tanto el lenguaje es incorporado en el cuerpo somático, lo modifica y es por vía del sujeto que surca la naturaleza y crea el campo social, cuya consistencia está dada justamente por la palabra.

El lenguaje es nuestro límite, es el borde del lienzo en el que nos constituimos como sujetos. Más allá de este borde no hay posibilidad de nada. El marco hace un recorte, separando lo intrínseco y lo extrínseco. Es este marco lo que funda el infinito, sin este borde no hay infinito. Evocando a  Heráclito y su metáfora “nadie se baña dos veces en el mismo río“, el discurrir del lenguaje nos da las infinitas posibilidades por las cuales nunca decimos lo mismo, aún diciendo lo mismo, como así tampoco el artista puede volver a crear exactamente la misma obra, aunque si puede corregir su creación a través de una nueva.

No hay cordura en quienes no sienten la necesidad de crear su universo propio en otra escena, como cuando soñamos. Sea cual sea la forma y los materiales, lienzo, piedra, sonido (solo el poeta no precisa de herramientas para reinventarse, le bastan las palabras e, incluso, en ocasiones, ni precisa del sonido). Enfermamos cuando rechazamos ese deseo.

Por el contrario, buscar fuera de sí, en las cosas, en los objetos, lo que siempre ha estado adentro como una falta, como un anhelo, es la causa del desorden subjetivo paranoico propio del desvío que propicia la civilización occidental en las sociedades de consumo. Si algo cercano a la felicidad existe, sólo puede pensarse en la creación artística y en el lazo entre las personas.

Se tiende a poner la satisfacción en “lo bueno”. Como deleite de nuestros sentidos sólo tomamos aquello que no nos genera sufrimiento, evitando lo que quizá es verdaderamente valioso y que podría liberarnos de nuestras ataduras culturales, sociales, familiares y espirituales. En parte es un error. La causa del bienestar es el caos en tanto uno hace algo con ese caos. Justamente, en la creación artística, el sujeto puede devenir del caos a la satisfacción, en aquello que le moviliza y no en aquello que lo mantiene quieto, postrado, sin voluntad, como con las nuevas tecnologías que se ofrecen como una vía de evasión posible de la propia subjetividad.

Eso quizá sea la inspiración, el ver en lo no evidente, percibir aquello que, oculto en nosotros mismos, espera su realización. Allí donde la palabra no alcanza, aparece el arte. Lo que agudiza el dolor son las heridas que se abren por los repentinos y a veces bruscos encuentros con uno mismo. Los dolores se mitigan si se evade lo que emerge de nuestro interior, pero la influencia que genera cada acto reprimido silenciosamente, va acabando con la propia subjetividad. No hay nada que nos genere más temor que nuestros propios deseos por la incertidumbre y la responsabilidad que conlleva su realización. Pero es mejor dejarnos sacudir por nuestro deseo a fingir una sonrisa y hacer trazos sin vida en un lienzo opaco y sucio.

Los sujetos nos corregimos a través de los objetos que creamos. A medida que practicamos nuestro actuar, en tanto sostenemos en acto nuestro deseo, ya sea en el discurso, en el sentir o en el pensar, cambiamos nuestra condición subjetiva. Esta dinámica, a la vez que nos transforma, transforma el mundo. c

La civilización actual propone una única opción de ser humano como ideal totalitario, desconociendo las diferencias culturales, étnicas y personales; por lo tanto, es responsable de tragedias humanas como el Holocausto, Hiroshima y Nagasaki, la interminable guerra de Medio Oriente cada vez más cruel, el desastre ecológico y humanitario en África, la emergencia medioambiental en todo el planeta, los conflictos políticos y sociales en nuestros países americanos, el racismo, el femicidio, la homofobia, entre muchas otras.

Al mismo tiempo que aplastó la subjetividad haciendo de las personas partes de la maquinaria económica del capitalismo, arrastró el arte consigo como expresión subjetiva. Para revivir el arte necesitamos intuir de una manera diferente nuestra realidad cotidiana, sin ello, se degrada deviniendo meramente un adorno. En este orden de ideas el artista es un vehículo entre su subjetividad y el horizonte subjetivo de su tiempo. Un acto del no ser al arte.

El arte y el psicoanálisis son unos de los pocos recursos que nos restan como espacio de resistencia; no sólo como resguardo de nuestra subjetividad, sino también restableciendo los lazos sociales cada vez más debilitados o rotos, al tiempo que modifican de alguna manera el mundo. Esto es sólo a condición de sostener la responsabilidad que nos recae de nuestro deseo, no ignorando los modos ocultos que nos contemplan desde adentro y desde nuestro alrededor y que esperan el encuentro con un lienzo en blanco para salir a navegar en él.

Así el artista se empodera, reinventándose a sí mismo en un sujeto político. Si el arte no es político no es arte. Y la política en psicoanálisis, es la política del inconsciente. De allí que la creación artística, como los sueños, no son un testimonio o una representación de la realidad, si no un síntoma que reúne al sujeto con su tiempo. No al tiempo cronológico pasado, presente, futuro; que lo devora todo. La obra de arte sobrevive al tiempo, como el “Saturno devorando a su hijo” de Goya que vence a la propia voracidad de Saturno (Cronos, el dios del tiempo), renaciendo cada vez ante los ojos de un espectador que la observa y a su vez modificándole en tanto sujeto. Por eso el arte es subversivo al capitalismo el cual crea objetos masivos y prototípicos. La obra de arte no solamente es irrepetible, sino que además se recrea a sí misma en cada sujeto y por ello es invaluable.

Por otro lado el arte modifica la naturaleza, la espiritualiza, al contrario del capitalismo que la destruye. Una sociedad sin arte es una sociedad autista o muerta, ya que el arte es uno de los lazos sociales por excelencia, al ser una de las expresiones privilegiadas del discurso en tanto nos subjetiviza en el ahora. El arte no es solamente lo que se exhibe en museos o galerías. Un ejemplo, para ser más precisos en esto, es cuando comparamos la escritura alfabética de occidente con otras culturas donde no se usa el alfabeto, allí nos podemos dar cuenta de que en otras lenguas como el fenicio, el egipcio, chino o japonés entre otras, donde lo que se escribe no son los sonidos, es donde el sujeto se hace presente leyendo cada vez de una manera diferente la escritura.

Así como la forma del lenguaje constituye el cuerpo social, su dinámica y su orden político, así también, el lenguaje constituye  al cuerpo de cada sujeto y es a través de ese cuerpo que el sujeto habla, ya que todo él se encuentra comprometido en el discurso. Es justamente aquí donde el arte actúa, rescatando lo propio del sujeto, no permitiendo su borramiento, preservándole y dándole la posibilidad de emanciparse.

El alma no es un incorporal como la psique de Platón, el lenguaje hace un cuerpo que es incorporado, es la psique de los estoicos, es el cuerpo del lenguaje que al mismo tiempo que parasita al soma, le permite vivir.

El arte es una forma de conversar con el cuerpo, de recordar formas pasadas y aquellas que se desea al porvenir, esas que el cuerpo tanto ansía. El presente es efímero, es el cruce entre el pasado y el futuro; que no existen. Toda certidumbre es delirante. Ahora, se puede hacer de lo efímero, así como del amor y el arte, algo duradero ya que estos sobreviven a la propia muerte del sujeto.

Su verdadero nombre no se sabe, está escrito en todo lo que le hace ser eso que llamamos arte, pero si logramos intuir de otra manera  quizá encontremos que se llame inconsciente. ¿Y cuál sería el fin de cada trazo, sino significar aquello que escapa al saber?c1

Lágrimas son arrancadas de los ojos al despertarse a través del movimiento de los dedos, de los labios, del silencio en el acto de crear una obra, la propia, y es justo allí donde se encuentra uno mismo a pesar que, en ese mismo acto, se ausenta.

Ser deseante es aquél que transforma su realidad al darse cuenta que su relación con la pintura, la brocha y el lienzo es inseparable. Por tanto se hace indefinible cada uno por sí solo, se les puede atribuir características específicas que les hacen útiles, pero su verdadera esencia se hace imposible de descifrar en su unicidad.

En este orden de ideas se podría decir que la creación no termina, aún si se han lanzado las últimas pinceladas, y puesto la firma en la obra. El deseo es insaciable, dando la posibilidad de crear una nueva obra. Esto evoca la noción budista de reencarnación, ya que en el budismo no existe la idea de un yo o de un alma permanente que reencarne, lo que causa un nuevo nacimiento es que el deseo no puede ser satisfecho totalmente. Ese “no todo”, es lo que hace que el deseo continúe y no se agote en la finalización de una obra de arte. De allí que tanto el sujeto como el objeto de arte creado no son estáticos sino que son en un  continuo devenir. Como decía William Blake: “Aquel que desea pero no obra, engendra peste.”.

Por tanto el arte es un devenir posible del lenguaje como escritura y en él nos podemos constituir como sujetos mientras que, simultáneamente construimos el objeto, de igual manera que un analizante avanza hacia su fin de análisis, pero una vez alcanzado éste, su análisis continúa…

“Escúchame, mira si los budistas van a necesitar el psicoanálisis!” D.W.

Adda Consuelo Avendaño

Psicóloga – Analista en formación.

Buenos Aires – Setiembre de 2015

Mal de Amores

aMal de Amores, fue el concepto utilizado por Muriana y Verbits (2010) para denominar las psicopatologías que se presentan cuando el “amor no es correspondido”: depresión, pensamientos obsesivos, comportamientos compulsivos, ansiedad y resistencia a la verdad. Aclaran así mismo que sentimientos como el dolor y la tristeza son completamente normales cuando una relación se torna un tanto compleja, es decir la posibilidad que considera una de las dos persona involucradas en terminarla, -posibilidad que puede generar la aparición de una tercera persona en la relación-.

Las posibilidades para terminar una relación varían de cada pareja, se ha encontrado que el común denominador da como resultado: la no satisfacción de necesidades, creencias, convicciones y fantasías. Y es que nadie se escapa de adjudicar a su pareja características que tal vez sólo salen de nuestra imaginación, es decir, conocemos a esa persona o por lo menos una parte de ella, no obstante mantenemos la esperanza de que más temprano que tarde adquiera esos “elementos especiales” que la o lo harían la persona perfecta.

Pero esos elementos no suelen llegar, en la vida real todos somos imperfectos. Hay parejas que logran superar esta etapa de fantasía, pero otras que dedican grandes esfuerzos por conseguirla, idean estrategias para que cambie, para que sea lo que soñó, se resisten a la idea de que el príncipe y la princesa no se puedan concluir, y vuelven la relación tensa, frustrante e insoportable para los dos. Pero lo peor no es lograr a la persona perfecta, lo peor es no tener la posibilidad de lograrla, es decir, la posibilidad de terminar la relación y de que todas nuestras convicciones y creencias, así como nuestros esfuerzos hayan sido en vano, así que cuando se contempla la idea de concluirla, todas las fantasías, creencias y convicciones sobre el amor, tambalean, se ponen a juicio y justamente el hecho de juzgarlas, de pensar que nos hemos equivocado es lo que ocasiona la tristeza, el dolor y la rabia, no tanto el hecho como tal. Porque para protegernos se tiende a creer que lo que pensamos y creemos esta correcto, que la o el equivocado es el otro, no yo.

Sin embargo, cuando se quiere mantener a toda costa pensamientos como “el amor es para siempre”, “el amor todo lo aguanta o todo lo supera”, “el o ella son el amor de mi vida”, es cuando aparece un cuadro patológico, y patológico porque se parte de la premisa que la persona que se siente victima y afectada, cree poseer el Don de hacer cambiar de parecer a la otra persona.

Bajo esta razón, suelen optar por resistir (el amor todo lo aguanta), su lema, resistir y resistir; infidelidad, agresión, sentirse ignorada/o porque algún día va a cambiar la situación. Otros/as optan por perseguir (entre más demuestre amor, la otra persona entenderá que debe estar conmigo), su acto, es perseguir a la persona en todos los lugares que frecuenta manteniendo siempre contacto visual, realiza llamadas y mensajes frecuentes, regalos constantes y ostentosos, sugieren a los amigos que le hablen de el o ella. Y algunxs otrxs optan por renunciar, pero esta renunciar es parcial, es decir, optan por considerar la posibilidad de terminar la relación o por terminarla, pero entran en un cuadro depresivo, el cual utilizan para manipular a la otra persona, es decir, entre menos coma, o salga, deje de hacer o funcionar ´normal´ más se interesara por ti, parte del lema “si me ve necesitado/a estará conmigo”.

Estos comportamientos dan como resultado, -generalizando el postulando de Muriana y Verbits (2010)- la construcción de una relación consigo mismo.

Construcción desde luego patológica, porque la persona adjudica pensamientos a la otra persona que no soy reales y actúa de acuerdo a ellos, ejemplo: “necesito esforzarme más para demostrarle amor”, “cuanto más abnegado/a, cuanto más me vea, la o lo llame, le de regalos, más pronto se dará cuenta que me ama”. Como resultado, casi siempre es la reacción contraria en la otra persona, es decir se siente tan acosada que reafirma su decisión de terminar la relación, o si ya la había terminado, de no considerar la posibilidad de volver.

Estas situaciones se suman al dolor ya experimentado y causa un daño tal que puede llevar a la depresión y en casos extremos a pensamientos autolíticos (suicidas), por ello se aconseja en estos casos extremos contactar a un especialista quien abordará el trastorno de acuerdo a su enfoque. En APsI, se opta por un enfoque cognitivo que inicia trabajando desde la restructuración cognitiva, es decir se aborda las creencias, las convicciones y las fantasías, las cuales se evalúan desde la realidad. Para ello, se aborda los pensamientos automáticos y las ideaciones (no pueden vivir sin mi pareja, nada tiene sentido, no soy nada sin el o ella). El objetivo es crear un cuadro de pensamientos racionales como: “le quiero, pero puedo sobrevivir a esta situación”.

Cuando una persona cree (o siente) que una cosa es verdadera, independientemente de que lo sea o no, actuará como si lo fuese. Bertrand Russell

…Hablando de la Familia…

La familia es uno de los grupos sociales más antiguos que ha existido en todas las civilizaciones y culturas. Y aunque existen diversas maneras de entenderla, lo más importante en mi consideración es comprender que la familia necesita ser alimentada con ese elemento el cual hace que todo sea alegría, que ayuda en las penas y que hace que un momento compartido en la mesa sea precioso e intenso.

En el evangelio de Juan, hay una metáfora que hace alusión a una familia, donde el hijo mayor se casa pero en mitad de la celebración el vino se termina, lo cual causa preocupación ya que no debía ocurrir. Al hacer analogía con la familia, se puede observar cuando aquella bebida del amor escasea; hace que las parejas se desilusionen, que los hijos se alejen del hogar, que se opte por llevar a los abuelos a acilos. Esto se da porque el vino, el elixir del amor se termino en el hogar.

En nuestras sociedades modernas se busca una manera de mantener y consolidar la institución de la familia, porque reconocen el valor que tiene para el desarrollo de cualquier sociedad, sin embargo en la mayoría de las investigaciones que realizan se alejan de la realidad del amor tomando a la familia como una estadística, cuando la familia es más que eso, de hecho se puede comprender como un grupo de personas donde cada uno es único pero esta unido a un “nosotros”.

Recientemente el papa Francisco, menciono en una de sus homilías en Guayaquil, Ecuador, que “La familia es el hospital más cercano, cuando uno está enfermo, lo cuidan ahí mientras se puede. La familia es la primera escuela de los niños, es el grupo de referencia imprescindible para los jóvenes, es el mejor asilo para los ancianos. La familia constituye la gran «riqueza social», que otras instituciones no pueden sustituir, que debe ser ayudada y potenciada, para no perder nunca el justo sentido de los servicios que la sociedad presta a sus ciudadanos”.

Esto apunta a la realidad de acción donde se deben buscar los medios para construir la “buena familia”, traspasando elementos o estándares de comodidad, por ejemplo: los últimos avances en tecnología deberían aportar elementos para construir familias conDIVERSIDAD-FAMILIAR-570x330 valores morales y espirituales, así mismo los medios de comunicación tendrían que promover valores como el respeto, el servicio y la preocupación por el otro, al igual que pautas claras para trabajar valores como el perdón y de la sinceridad; que en ultima instancia son resultado del inculcar amor en la familia.

Termino diciendo que la familia es tan importante que incluso los Cristianos consideran el hecho que su Dios nació en el seno de una familia. Por tanto, si alguna persona desea desarrollar o crear algo realmente admirable e impactante en una sociedad, es la formación de una familia llena de valores humanos que nacen del amor y que llevan al respeto mutuo.

Realizado por: Yamit
Posee estudios en ciencias religiosas.

Innovando en Trabajo Colaborativo

1Desde lo organizacional se había impulsado como estrategia para incrementar la eficiencia y eficacia de los empleados (cliente interno), lo que se denomino grupos de trabajo. Sin embargo esta acción que tenía por bandera la competencia e individualidad, mostró con el trascurso del tiempo que causaba más daño que beneficios a las diferentes empresas e instituciones.

En la actualidad empresas contratan a profesionales expertos en clima organizacional para que evalúen como sañar este daño, puesto que este factor que afecta  a nivel emocional a los empleados repercute seriamente en la productividad, resultados y desarrollo que requieren las empresas.

Estos daños son causa de grupos enfocados en la competencia, puesto que entre otros aspectos se tornan más vulnerables al estrés, a la indiferencia, a la agresividad, a los conflictos, lo cual ocasiona bajo rendimiento debido a que psicológicamente no se sienten compensados; utilizan más energía y concentración en estar sobre su compañero o para denigrarlo, que en el desarrollo de sus labores.

Por ello desde hace algunos años se esta retomando el concepto de Trabajo Colaborativo el cual se aparta de los gastos emocionales de los empleados, que son tan perjudiciales para las instituciones, organizaciones y empresas. Este enfoque habla de equipo, como la unión de personas interdependientes que tienen un objetivo común, lo cual funciona en base de la Colaboración y cooperatividad; esto quiere decir que se preocupan por ayudarse y no por eliminarse, lo cual directamente trae beneficios al clima organizacional.

Entre otros beneficios se encuentra la creación del espacio laboral como posibilidad de aprendizaje, ya que al colaborase se presentan diversidad de conocimientos que al ser analizados conjuntamente estarán a disposición de las personas como de las empresas, sobre todo en momentos de toma de decisión para el optimo desarrollo laboral.

Es importante considerar que para la implementación de este enfoque se necesita de un líder  o lidereza capacitada para crear el equipo con bases de Trabajo Colaborativo.

A team works together to pull up a growth arrow
A team works together to pull up a growth arrow

Peligro en las Redes Sociales

Es Importante y Urgente Prevenir

De acuerdo al experimento social realizado por Coby Persin; una persona X se contacta con tres mujeres menores de edad a través de la red social “facebook”, medio por el cual además de conseguir datos de residencia, se logran establecer encuentros. Encuentros a los que las participantes acuden solas -u ofrecen horarios ´pertinentes´-, sin embargo desconocen que quienes las están esperando son sus padres.

Esta situación evidencia el grado de vulnerabilidad que l@s adolescentes presentan, y sobre todo el caso de las mujeres que parecerían más predispuesta a este tipo de riesgos.

De la Zona de Confort a la Zona de Aprendizaje

Lo conocido, lo cercano, lo seguro y lo estable, hace parte de la Zona de Confort. Se relaciona con acciones y comportamientos, así como con situaciones o cosas materiales; es aquello que de cierta manera se logra predecir y controlar , sea ´bueno´ o no tan bueno, sea que se desee o que no.

La Zona de Confort es importante porque allí se encuentra todas las habilidades, capacidades y aptitudes, que la persona ha desarrollado a lo largo de su vida. Sin embargo, se puede convertir en una Zona Oscura que puede llevar a la Rutina, a la Repetición y a la Costumbre. Por tanto, la Zona de Confort siempre debe ir de la mano de la Zona del Aprendizaje.