Construcción social de la niña: abriendo espacios

¿Qué es lo primero que piensan lxs padres cuando saben que su bebe es mujer? o ¿cuando debes elegir un regalo para una niña? La mayoría recurre a vestidos, faldas, gorros, balacas, moños y demás accesorios color rosa y muñecas, muchas muñecas. Dependiendo de la edad, algunxs más osados compran juegues de cocina, carriolas, maquillaje, bolsos (bolsas), aretes, collares, pulseras y si es rosa, suele ser mejor.

735862620_993Es a través de estos regalos y de los juegos que experimentan con ellos, que las niñas van construyendo su rol y por ende el posicionamiento en el mundo. Esto quiere decir, a partir de que se conoce su genero ya estamos brindando patrones de que debe ser, como debe comportarse y que debe sentir, es decir un “conjunto de deberes, prohibiciones y expectativas acerca de los comportamientos y actividades considerados socialmente apropiados para las personas que poseen un sexo determinado” . (Unad, 2010)

Estos estereotipos de lo femenino o masculino condicionan las potencialidades individuales, es decir se estimulan o se reprimen determinados comportamientos basándonos en una construcción cultura y no con base en las habilidades de cada persona. Por tanto la invitación es abrir otros espacios de acción para las niñas de acuerdo a su individualidad, lo cual inicia abriendo sus opciones de juegos (carros, rompecabezas, armatodo) para descubrir sus diferentes potencialidades, de hecho, los niños ya lo están haciendo y ahora se ha normalizado programas de televisión donde participan niños como chef, en otra época esto hubiera sido impensable (teniendo en cuenta que la cocina había sido un espacio socialmente destinado a la mujer.

Imagen1

Anuncios

Estrés, estrés y más estrés

Comenzaré afirmando que todxs hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas lo que el DSM V denomina: F43. Estrés Agudo.  ¿Por qué?¿cuando? ¿dónde? ¿cómo?

En efecto, todos hemos experimentado una situación que se ha salido de control: el traslado de casa, el cambio de trabajo, peleas con amigxs, discusión con la pareja, conflictos con los hijos, estos son eventos que de una u otra forma todxs hemos vivido y que pueden causar malestar emocional de acuerdo a la importancia para cada unx de nosotrxs y el grado de aceptación que demos al evento. Por ejemplo en el traslado de vivienda o empleo, una persona puede estar aferrada a las vivencias en ese espacio y aunque se encuentre en otro, se exige constantemente recordar y comparar las ventajas y desventajas de su situación. Dando mayor peso a factores negativos, lo que genera estrés por el cambio, más estrés por la frustración de pensar que todo es negativo y no lograr adaptarse, más estrés del estrés que esta experimentando, resultado un peligroso cóctel que el DSM V clasifico en el numeral F43.

Otra forma más rápida de llegar a este cóctel se debe a situaciones extremas como: un accidente de transito, la muerte de un ser querido, desempleo, terminar con la pareja, o el divorcio. Hago énfasis en que es un proceso más rápido porque el trastorno de Estrés agudo, es una respuesta normal e inmediata a eventos como estos que no son esperables o por lo menos no para la persona.

Lo importante para las personas que se identificaron tanto con el grupo No. 1 como con el grupo No. 2, es comprender que el trastorno de estrés agudo que traducimos popularmente como estrés (problemas para dormir, irritabilidad, depresión, aislamiento, pensamientos recurrentes e intrusivos, entre otros), es una respuesta natural de nuestro organismo para adaptarnos a la nueva situación.

Respuesta que durara dependiendo de cada persona no más de 4 semanas, dado que si se extiende más de este periodo estaremos hablando de otro Trastorno (Estrés-Postraumatico).

Entonces que hacer:

  1. Algunas personas necesitan desconectarse del evento (puede resultar beneficioso siempre y cuando sepa que tendrá que enfrentarse al cambio y no tratar eternamente de negarlo o evadirlo).
  2. Darle nombre a todas las emociones: estoy triste o irritado o con miedo. Es importante conocer como estamos emocionalmente para saber a donde queremos llegar.
  3. Buscar recursos de afrontamiento (recordar una situación difícil de la que logramos salir, qué nos ayudo, cómo, qué hicimos, qué dejamos de hacer)
  4. Evaluar la situación o el evento (qué puedo hacer, qué no. Por ejemplo en la terminación de una relación, la persona puede buscar red de apoyo con una amiga o un familiar, pero no puede cambiar la decisión de su expareja)
  5. Por último, tener la seguridad de que nuestras emociones van a cambiar a medida que interioricemos el evento.

Criterios para el diagnóstico de F43.0 Trastorno por estrés agudo (308.3)

A. La persona ha estado expuesta a un acontecimiento traumático en el que han existido 1 y 2:

1. la persona ha experimentado, presenciado o le han explicado uno (o más) acontecimientos caracterizados por muertes o amenazas para su integridad física o la de los demás
2. la persona ha respondido con un temor, una desesperanza o un horror intensos

B. Durante o después del acontecimiento traumático, el individuo presenta tres (o más) de los siguientes síntomas disociativos:

1. sensación subjetiva de embotamiento, desapego o ausencia de reactividad emocional
2. reducción del conocimiento de su entorno (p. ej., estar aturdido)
3. desrealización
4. despersonalización
5. amnesia disociativa (p. ej., incapacidad para recordar un aspecto importante del trauma)

C. El acontecimiento traumático es reexperimentado persistentemente en al menos una de estas formas: imágenes, pensamientos, sueños, ilusiones, episodios de flashback recurrentes o sensación de estar reviviendo la experiencia, y malestar al exponerse a objetos o situaciones que recuerdan el acontecimiento traumático.

D. Evitación acusada de estímulos que recuerdan el trauma (p. ej., pensamientos, sentimientos, conversaciones, actividades, lugares, personas).

E. Síntomas acusados de ansiedad o aumento de la activación (arousal) (p. ej., dificultades para dormir, irritabilidad, mala concentración, hipervigilancia, respuestas exageradas de sobresalto, inquietud motora).

F. Estas alteraciones provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo, o interfieren de forma notable con su capacidad para llevar a cabo tareas indispensables, por ejemplo, obtener la ayuda o los recursos humanos necesarios explicando el acontecimiento traumático a los miembros de su familia.

G. Estas alteraciones duran un mínimo de 2 días y un máximo de 4 semanas, y aparecen en el primer mes que sigue al acontecimiento traumático.

H. Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica, no se explican mejor por la presencia de un trastorno psicótico breve.