Entre irracionalidades

MacLaren (2004), directora ejecutiva asociada del Instituto de Terapia Racional-Emotiva de Nueva York, expone la hipótesis de que los pensadores racionales o irracionales son construidos de manera innata y mediante aprendizaje social. Una prueba de la manera irracional de pensar se observa en las contradicciones entre lo que se dice y se hace, comportamiento que tal vez no es fácilmente percibido por la propia persona pero sí por quienes la rodean, situación que genera malestar y hace imposible la relación con los demás.
11

Decálogo por Bertrand Russell

Russel, fue un gran matemático y uno de los filósofos más influyentes del siglo XX. Nos enseña los pasos necesarios que toda persona ha de intentar dar para encontrarse con la razón y alejarse de todo tipo de supersticiones y creencias sin fundamento alguno.

1. No estés absolutamente seguro de nada.

2. No creas conveniente actuar ocultando pruebas, pues las pruebas terminan saliendo a la luz.

3. Nunca intentes oponerte al raciocinio, pues seguramente lo conseguirás.

4. Cuando encuentres oposición, aunque provenga de tu esposo o de tus hijos, trata de superara por medio de la razón y no de la autoridad, pues una victoria que dependa de a autoridad es irreal e ilusoria.

5. No respetes la autoridad de los demás, pues siempre se encuentran autoridades enfrentadas.

6. No utilices la fuerza para suprimir las ideas que consideres perniciosas, pues si lo haces, ellas te suprimirán a ti.

7. No temas ser extravagante en tus ideas, pues todas las ideas aceptadas ahora fueron en su día extravagantes.

8. Disfruta más con la discrepancia inteligente que con la conformidad pasiva, pues si valoras la inteligencia como debieras, aquélla significa un acuerdo más profundo que esta.

9. Muéstrate escrupuloso con la verdad, aunque la verdad sea incómoda, pues más incomoda es cuando tratas de ocultarla.

10. No sientas envidia de la felicidad de los viven en el paraíso de los necios, pues sólo un necio pensará que eso es la felicidad.

Tomado de: 10 Mandamientos según Bertrand Russell